InternationalDeutschSpanishChineseRussianFrenchSouth AfricaAustraliaUnited Kingdom

Combustibles líquidos especiales

Combustibles líquidos especiales

Descubrir alternativas y utilizarlas térmicamente

Además de los combustibles estándar fuel oil liviano y fuel oil pesado existen una serie de sustancias líquidas que, con un poder calorífico mayor de 15 MJ/kg, contienen tanta energía que resulta rentable la utilización térmica.

 Estas son, por ejemplo:

  • Grasa animal

  • Aceite de colza

  • Aceite de soya

  • Aceite/grasa de palma

  • Aceite de pescado

  • Glicerina

  • Grasa para freír

  • Biodiesel

  • Azufre

  • Aceite de silicona

  • Numerosos subproductos impuros de la industria química, tales como el bifenilacetato (BPA), el estirol o el tolueno

Mientras que algunas de estas sustancias son especialmente producidas como materia prima primaria para la utilización térmica, muchas de ellas se forman como subproductos o constituyen incluso una verdadera «sustancia problemática» que afecta el balance ecológico y debe ser eliminada.

Todas ellas disponen de un alto poder calorífico pero se diferencian en sus características químicas y físicas. Por ejemplo, numerosos combustibles especiales deben ser precalentados a fin de alcanzar la viscosidad necesaria para la combustión o incluso para que adquieran el estado líquido. Muchos contienen impurezas y, debido a su composición química inconstante, representan altas exigencias para el sistema de combustión.

Un SKV-SF de la serie de atomizadores de copa rotativa SKVG, por ejemplo, constituye una buena opción en este caso. Como sus componentes que están en contacto con el combustible son de acero inoxidable, utiliza también confiablemente líquidos de alta viscosidad y líquidos contaminados con elevada acidez. Garantiza los mejores valores de emisiones posibles con una eficiencia de combustión excelente.

 No importa qué quemador se utilice para qué combustible: La utilización de combustibles especiales es generalmente una inversión rentable. Especialmente en el caso de sustancias que, en lugar de utilizarse para producir energía, se deben eliminar con elevados costos o demandando la utilización de combustibles auxiliares. Esta nueva fuente energética no solo beneficia su presupuesto sino también el medio ambiente.